Sobreprotección: No cries hijos burbujas.

¿Eres de los padres que no pueden dejar solos a sus hijos en casa? ¿Eres de los que pagan movilidad  aún si tus hijos están en secundaria? Cuando a tu hijo no le gusta la comida que has preparado, ¿Le cocinas otro plato distinto? Si algo les molesta, ¿Tú le das todo lo que piden?

Entonces, te estas convirtiendo en un padre sobreprotector, aquel que hace de todo por sus hijos lo que ellos deben hacer por sí mismos. Sabemos que el amor que tienes es inmenso y qué harías de todo para que a tus hijos no les suceda nada, es entendible. Por tal motivo se debe criar con amor, formando a hijos responsables, con una conducta emocional y moral correcta. Aquello se puede lograr con respeto y límites, pero nunca llegando a la sobreprotección.

Cuando llegamos a la sobreprotección, el niño se ve envuelto en una  burbuja imaginaria que puede generar la anti sociabilidad, timidez, fallas constantes, niños que no se enfrentan a nada y que no conozcan la realidad donde viven. Sin querer, se está criando niños engreídos, cuyo objetivo será siempre llamar la atención de cualquier manera.

Las razones son infinitas, principalmente sucede por el exceso de cuidados que tenemos con los hijos, el miedo a que se hagan daño o a que se equivoquen. Además que si es hijo único, es mucho más complicado porque los padres son primerizos y recién están aprendiendo su rol, así como también existen los padres que pasan todo el día trabajando y en su tiempo libre, consienten a su hijo olvidándose de inculcarles disciplina.

Por tal motivo te brindamos algunos consejos para romper esa burbuja que envuelve a tu hijo.

Conducta amorosa: Aquella que busca que nuestros hijos sean responsables y crezcan emocional  y moralmente.

Soltarles la mano: No pueden andar toda su vida cogiéndole la mano al papá o mamá, deben soltarles para que él siga su camino solo. No te preocupes, ellos pueden. Tan solo tú debes enseñarles a ser capaces de realizar acciones por sí solos. Guíalos y aconséjalos, pero no puedes hacer todo por ellos.

Aprender a vivir: Un niño que no experimenta, se queda con la incertidumbre y el pensamiento del “¿Cómo será?” No sabe lo que pasará, tan solo se limita a lo que sus padres le dicen y esto puede crear conductas negativas, porque se reprime y no se le permite curiosear.

Hijos fuertes. Es claro que debemos dejar que ellos tomen sus decisiones y se equivoquen para que aprendan de su error, porque favorece a formar hijos fuertes emocionalmente y capaces de poder sobrellevar alguna situación parecida a la que experimentaron.

Deja que tomen sus propias decisiones, para que así ellos sepan y piensen qué es lo mejor, para ello los padres deben entrenar a sus hijos en saber elegir lo correcto.

Puede que por el miedo y el temor a que algo le suceda  a tus hijos les prohíbas  de algunas cosas, no es buena la sobreprotección. En vez de hacerles un bien, estás creando conductas negativas las cuales se verán reflejadas en el futuro.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply