Señales para reconocer que su hijo es engreído.

Nadie puede decir que es difícil reconocer a un niño engreído, porque la verdad que no lo es, uno sin mucho esfuerzo puede saber qué niño es engreído del salón del nido de su hijo, en una fiesta infantil o hasta en el parque. Sin embargo, para los padres de ese niño, sí se le hace complicado reconocerlo, ya que significaría que lo están educando de manera incorrecta (poca firmeza y límites)

Por ello, un blog norteamericano especializado en madres, “LilSugar.com”, hizo una lista para identificar a los niños que son engreídos (4 años a más).

-Hacer escándalos. Esta es la característica más común, suelen hacer berrinches constantemente, ya sea en casa o en público.

-Nunca está satisfecho. Los niños que son engreídos por el hecho de haber sido muy mimados, no se sienten satisfechos con lo que tienen, siempre que vean a otra persona con algo en las manos, querrán eso en vez de lo que ya poseen.

-No ayuda. No quieren ayudar en nada, por más que sean pequeñas tareas aptas para ellos, que fácilmente podrían hacerlo. Llegan a tal punto que no están dispuestos a ayudar con el desorden que ocasionan con sus juguetes.

-Pretenden controlar a los adultos. Los niños engreídos no diferencian a niños de su edad con adultos, así que se vuelven malcriados y esperan ser escuchados en el momento que quieran, hasta interrumpen conversaciones.

-Hacen pasar vergüenza en público. En algunos casos es normal que hagan pasar un momento incómodo, pero cuando los niños tienen ese comportamiento de manera frecuente con el propósito de llamar la atención, ya la situación va más allá y se puede considerar como mala educación. .

-No comparten. Para cualquier pequeño el hecho de aprender a compartir es difícil, pero en los niños con el problema de engreimiento es peor, sobretodo si son mayores de cuatro años.

-Se les tienen que rogar. Lo normal es que los padres tengan autoridad y los hijos obedezcan, sin embargo, cuando son niños con estas características, es complicado y los papás suelen mendigar favores.

-Ignoran. A ningún pequeño le gusta oír un “NO”, pero no por eso van a ignorarlo. Si es que lo hacen ya sabes  que es por haberlo consentido demasiado, no tiene reglas-

-Se les tiene que sobornar. Uno de los errores que comenten los padres, es aceptar sus chantajes, porque los niños engreídos, como no obedecen, piden cosas a cambio de hacer caso. Ejemplo: golosinas, juguetes, dinero, etc.

 

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
255 8800/ contacto@aletheia.com.pe
Solicite su Consulta Gratuita
Previous Post
Next Post

Leave a Reply