El buen carácter influye

A veces los padres piensan que todo lo que ellos hacen es bueno para sus hijos, pero no siempre es así.

Tal es el caso que vamos a mostrar de una junta de padres en la que un psicólogo les contaba las cosas buenas que ellos pueden hacer por sus hijos, como por ejemplo, el bien que puede  hacer a los hijos ver reír a los padres, ya que esto genera en ellos la seguridad de que crecer  no significa dejar de lado las cosas buenas de la vida, las que te hacen feliz, las que te dejan sin aliento. Para ellos, ver a sus padres así les alimenta las esperanzas de un horizonte deseable, al verlos dignos, alegres, valientes, frente a las adversidades y con ganas más que con temor o llenos de quejas por la vida.

Esto es lo que nos demuestra que para nuestros hijos nuestro estado de ánimo, nuestra actitud frente a todo, influye en ellos para formar su carácter.

Por otro lado, una señora comentó que cada vez que su hijo de 17 años salía de fiesta con sus amigos, ella lo esperaba toda la noche despierta, ya que andaba muy preocupada por él. Para ella eso es amor total hacia su hijo.

Entonces, el psicólogo le dijo a la señora, sin ánimos de ofender, que estaba totalmente bien que ella demuestre su preocupación por el bienestar de su hijo al quedarse despierta durante altas horas de la noche esperándolo, pero si tiene un marido ¿por qué no mejor quedarse con él esperándolo?, haciendo cosas que ambos les guste.

Esto generó en el salón mucho humor, incluso en la señora y su esposo, quien se encontraba con ella.

“Es bueno que demuestre a su hijo su preocupación, ya que es peligroso andar por ahí hasta muy tarde, pero si llega en la madrugada y la encuentra sentada, sola, desvelada y con cara de no estar muy contenta por haber pasado la noche entera esperándolo, entonces va a hacer que su hijo no se sienta cómodo, ni con ganas de volver a salir, ya que si sale es para divertirse y esto sólo va a generarle un sentimiento de culpa y no va a volver a pasarla bien cuando salga de fiesta. En cambio, si llega a casa y encuentra a sus padres en la cama después de una espera, pues seguramente esto le va a sorprender, ya que a veces ellos se olvidan de que los padres también tienen su vida de pareja. Pero esto va a hacer que se sienta seguro, dado que si él sale quiere decir que ustedes la pasan bien juntos ‘esperándolo’”, señaló el psicólogo.

Después de esta explicación, los padres lo tomaron con mucho entusiasmo, como el padre del joven del que se hablaba y dijo que esta noche dejaría que su hijo salga de fiesta y mañana también.

En conclusión, no todo lo que es bueno para los padres es bueno para los hijos. Hay que saber demostrar las cosas que nos preocupan de forma divertida para que ellos aprendan a que así es mejor. Ver a los padres pasándola bien a pesar de todas las situaciones, como dijimos al principio, generará seguridad total para el crecimiento del pequeño o adolescente.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply