Comparte con ellos

Mantener una conversación fluida con un adolescente la gran mayoría de veces resulta  complicado, ya que por lo general creen que los adultos son personas anticuadas, que no tienen conocimiento de las cosas que están pasando en estos momentos. Piensan que los juzgan y que no tienen fundamentos.

Esta es la pura y cruda verdad de estos tiempos. Antes podías mantener una conversación con tu hijo, cuando era muy pequeño. Ahora es tan difícil porque ambos tienen puntos de vista diferentes y aunque así sea, no es necesario llegar a una pelea.

Para que puedas llegar a entenderlos y aceptarlos, te vamos a dar unos consejos que puedes aplicarlos para que todo salga bien:

• Escucharlo: es decir, darte el tiempo y el espacio adecuado para hacerlo. Escucharlos significa dejarlos hablar, que demuestren su punto de vista, sus opiniones, en qué se basan. Necesitan sentirse escuchados por ustedes, de esta forma no habrá barreras de comunicación.

• Salir de casa: es lo mejor que puedes hacer, ya que cuando están en el mismo lugar todo el tiempo, el adolescente no se va a sentir con mucha libertad. Es mejor que él elija el lugar a donde quiere ir y que tu aceptes esto, ya que así se abrirá más contigo y te enseñará a los lugares a los que le gusta frecuentar.

• No criticar a sus amigos: ya que para ellos estos son como su familia. Si empiezas a decirle lo mal que se ven, o que el lugar del que vienen no es el mejor, no está a su altura, entonces generarás un sentimiento de antipatía de tu hijo hacia ti. Lo mejor que puedes hacer es aceptarlos tal y como son, así tu hijo se sentirá a gusto trayéndolos a casa y podrás ver el comportamiento tanto de él como el de sus amigos.

• Acordar: esto es clave, ya que por lo general discrepamos mucho en las cosas que él quiere con las que los padres prefieren. Hay que entender que quieren descubrir nuevas sensaciones y no podemos limitarlos, salvo que corran peligro, ya que eso sólo lograría que mientan y no exista ningún tipo de comunicación. Pónganse de acuerdo: hoy tú, mañana yo. Todo en equilibrio y las cosas irán por buen camino.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply