Cómo estimular la escritura de los niños

Enseñar a escribir a un niño requiere de mucha paciencia y persistencia, para que, de esta manera, el niño y el padre no se sientan  frustrados o fracasen en el camino. Poco a poco, el niño irá mejorando su letra y ortografía, logrando responder a las expectativas de los padres y de ellos mismos.

El aprendizaje de la escritura suele ser tarea para el colegio, pero si el niño está familiarizado con los libros puede empezar a aprender las letras escribiendo palabras sencillas que tengan un significado para él y así aumentar su interés por la escritura.

Enseñar a escribir a los niños

Según los expertos, los niños están preparados para aprender a escribir, sin prisas o agobios, entre los 4 o 5 años. Si el niño siente presión, el acto de escribir será una tarea aburrida y estresante. Lo que debemos tratar es que el niño no pierda la ilusión por aprender a escribir.

Generalmente, los niños aprenden a escribir en primaria, en colegio. Pero si usted desea, puede estimular al niño desde casa, usted puede animarlo a intentar  dibujar las letras para que así empiece a manejar con más soltura el lápiz.

La importancia del dibujo para la escritura

 El dibujo es clave en el desarrollo de esta tarea. Dibujando, el niño practica su  capacidad para organizar sus pensamientos, el contacto con el lápiz y la intensidad de los trazos, además,  favorecerán al dominio de esta destreza. Luego que el niño se familiarice con el dibujo, estará preparado para empezar con el aprendizaje de las vocales. La escritura se forma a través de las palabras, y éstas de las letras del alfabeto.

Empezar con las vocales puede ser más fácil para su vocalización. Los padres pueden trazar con su hijo las vocales en un papel en blanco, una y otra vez, hasta que el niño las consiga escribir todas él solito. Aprendidas las vocales, el siguiente paso será las consonantes. Es importante que los padres enseñen que cada consonante posee su respectivo sonido.

Para estimular la escritura de un niño es aconsejable no aferrarse, por lo menos al principio, a errores como faltas de ortografías, de concordancias, de falta de organización. Los niños sí necesitan, para empezar, de ánimos y de confianza. Se deben facilitar hojas de papel en blanco, lápices, y todo el material posible, siempre que el niño lo demande. El escribir “florecerá” cuando menos lo esperan.

Aletheia Internacional
255 8800/ contacto@aletheia.com.pe
Solicite su Consulta Gratuita
Previous Post
Next Post

Leave a Reply