¿Por qué los pequeños no miden los peligros?

Seguramente, en algún momento de tu vida has sentido esa espantosa sensación de angustia cuando tu niño se acercaba a la cocina, o cuando quería meter sus dedos en el tomacorriente, o cuando quería tocar la plancha para ver qué tan caliente estaba. Es que así son los niños, de curiosos e impacientes, con esas ganas de conocer y experimentar varias cosas. Tal vez esas situaciones son las que nos sacan de quicio y la única reacción que se te viene a la mente es gritarles o castigarles por tratar de hacer tal cosa. Tranquila/o, con eso lograrás que aumente su curiosidad y el deseo de averiguar “¿Qué es lo que pasará?” si hace alguna y otra cosa.

Para ello te enseñaremos por qué los niños no miden el peligro y cómo podemos controlar ello.

Primero, los niños son inquietos y distraídos. Si tú les dices A, ellos entienden como B y actúan como C. Son muy desesperados por hacer algo, ya que los divierte o quieren conocer más. Por tal motivo y por su tan corta edad, ellos no tienen la noción de lo que están haciendo. Ellos no conocen el daño que puede causar o pueden causarse si realizan una determinada acción.

No saben que si se tiran de un piso alto se pueden fracturar algún huesito. Creen que como Superman o Spiderman hacen eso,  ellos también podrán. No saben que si meten el dedo al agua hirviendo se van a quemar, no conocen que si cruzan la pista sin mirar un carro los puede hacer daño.  Al no estar al tanto de los peligros, no tienen miedo de nada y tan sólo actúan por curiosidad.

Es por ello que los padres están en todo momento, de aquí para allá, al costado de sus niños, cuidando que no les pase nada o vigilándolos en todo momento. Esto puede ser un poco molestoso a veces, por eso que los padres deben establecer reglas claras en la casa y estar siempre precavidos.

Una buena comunicación favorecerá a que los niños tengan un conocimiento previo de las cosas, pero no en base de gritos como “¡No toques eso sino te quemarás!” Sino, antes que él presente alguna curiosidad explicarle con convicción que aquellas cosas no se deben tocar porque hacen demasiado daño a su cuerpecito como quemaduras y heridas, etc. Además puedes ayudarte con ayudas visuales para que el niño siempre lo recuerde y quede grabado en su pensamiento que debe cuidar su bienestar y el de los demás.

Si en caso fueran niños muy pequeños recomendamos que no tengas al alcance de tus hijos ciertas cosas peligrosas como cuchillos, ollas calientes o la cocina. Así como también, tapar los agujeros de los enchufes o cosas pequeñitas cerca de ellos para que no las puedan ingerir, etc.

 

 

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply