La Disfemia

La mayoría de veces, los padres esperan que sus hijos estén felices y con un buen estado de salud tanto física como emocional. Es por eso que algunas veces se les hace difícil aceptar que sus hijos pueden tener algún trastorno. Ahora, cuando se trata del tartamudeo, a más de uno le invade un sentimiento de preocupación y de miedo al no saber cómo actuar frente a esta situación.

Es muy importante tener conocimiento de que el tartamudeo es un trastorno que suele aparecer entre los 3 y 6 años del niño, y en ciertos casos suele ser sólo pasajero. Es por eso que los padres deben tener en cuenta que lo más recomendable es no exigirle que haga algo que escape a sus posibilidades. Asimismo, también se debe tener presente que un especialista siempre va a ser una buena opción, siempre y cuando el tartamudeo se mantenga presente en el niño.

Las causas del tartamudeo suelen ser tanto psicológicas como fisiológicas, y en ciertos casos de que el problema se mantenga, es responsabilidad de los padres averiguar cuál de las dos causas pudo haber originado el problema, para que de este modo puedan darle el tratamiento adecuado. Por otro lado, también se debe tomar en consideración que el tartamudeo al mismo tiempo puede tener efectos psicológicos en el niño, dado que con el pasar del tiempo esto puede llegar a afectar su autoestima o limitar su capacidad de sociabilizar.

Algunas de las acciones que pueden tomar los padres en el caso de identificar tartamudeo en su hijo es evitar criticar su forma de hablar y no calificarlo como tartamudo. Otra forma en la que pueden ayudar los padres es realizando preguntas abiertas, a modo de comentarios, para así evitar la tensión que producen en el niño las preguntas directas. A la vez, es importante que los padres no completen las palabras o frases del niño, sino que esperen a que él lo haga, mostrándose pacientes y demostrando total naturalidad, tal y como lo harían con un niño sin problemas de tartamudeo.

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply