¡Estimula el lenguaje de tu hijo en el hogar!

BLOG2

Un niño con dificultades de lenguaje definitivamente debe iniciar una terapia con expertos. Pero, esto no significa que los padres quedarán apartados del proceso. Desde el hogar, usted puede complementar el tratamiento de su hijo para ayudarlo a superar sus inconvenientes con mayor facilidad.

Estimular el lenguaje del niño desde el hogar es sumamente sencillo. Además, le brinda al menor un espacio donde comunicarse sin privaciones, ni temores. Lo que aumenta su seguridad para poner en práctica todo lo que aprende durante la terapia.

En conclusión, el niño fomentará su lenguaje con el apoyo de los especialistas y la motivación emocional que le genera sentirse entendido en la casa. Pero ¿cómo lograrlo?

Definitivamente es necesario que consulte con el fonoaudiólogo que trata a su hijo, con el fin de tener una guía apropiada. Además, conversar con el psicólogo (en el caso de que el pequeño lleve a la par este tipo de tratamiento), también es recomendable. Este último podrá aconsejar con mayor profundidad sobre el trato afectivo que el infante requiere.

Pero también existen otras prácticas que se pueden utilizar. Y para ellas, es imprescindible la estimulación y atención sobre el lenguaje del niño.

Lo primero es hablar y seguir hablando. Generar un ambiente comunicativo para un pequeño cuyas habilidades lingüísticas son deficientes, disminuirá las posibilidades de que se retraiga o aísle verbalmente. Además, lo ayuda a moldear el vocabulario, y a aprender sonidos y palabras por medio de la repetición.

Escucharlo atentamente y darle la oportunidad de expresar lo que siente, incluso si no lo hace adecuadamente, le servirá para no perder la seguridad. También lo ayuda a entender la importancia de comunicarse y expresarse. Por lo que tendrá más interés en mejorar su comunicación.

Hágale  preguntas abiertas. Este tipo de cuestionamientos obligan a la persona a expresarse más. A  diferencia de las que se pueden responder con un sí o no, las preguntas abiertas explotan el lenguaje y vocabulario.

Si el niño utiliza una palabra incorrecta para comunicarse, no debe avergonzarlo. En cambio, ayúdelo a notar su error respondiéndole con la expresión adecuada. Por ejemplo, si solicita agua denominándola “aba”, responda, “¿deseas agua?”, resaltando la palabra en cuestión. Luego, haga que lo repita.

Otra opción muy buena es leerle antes de dormir o durante la tarde. La lectura estimula el vocabulario, creatividad y además, fortalece la actividad cerebral vinculada con el lenguaje, entre otros.

Por último, si la dificultad del lenguaje del menor está enlazada con algún inconveniente para producir sonidos, existen ejercicios que pueden realizar juntos. Algunos de ellos son los juegos para fortaleces los músculos de la boca y lengua. Para saber exactamente cómo realizarlos, según el diagnóstico del niño, acuda al terapista.

Recuerde que todas estas recomendaciones no son para nada reemplazantes de la terapia de lenguaje. En cambio, son un apoyo para facilitarle a su hijo la recuperación de las falencias lingüísticas que está desarrollando con los especialistas.

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 × tres =