¿Cómo ayudo a mi hijo a sobrevivir el primer año de universidad?

Lo nota cansado, desanimado, fatigado y estresado. Hace semanas que su hijo no duerme, se salta las comidas y su excusa es irrebatible, está enfrentando sus primeros exámenes universitarios. Pero, usted lo puede ayudar para que esta compleja transición no sea tan agotadora.

Es normal que durante el primer ciclo de la educación superior los jóvenes se sientan abatidos. La etapa escolar no fue tan dura, ni los profesores tan exigentes. Pero ahora es su futuro profesional lo que está en juego, por lo que toda evaluación es mucho más severa y minuciosa.

Es justamente esta presión a la que ellos no están acostumbrados, la que convierte a su primer año en la universidad en un sufrimiento. Los “cachimbos”, suelen ser uno de los grupos que más deserción universitaria genera al año. El 30% de ellos  se retiran de su carrera antes de culminar el ciclo, según un estudio realizado por la consultora en marketing Flanqueo.

Para que su hijo no forme parte de este grupo, es importante que lo apoye. Él es inexperto, y por ello se siente abatido ante tantas actividades, evaluaciones y materias con las cuales debe cumplir. Usted debe fomentar en él la actitud correcta para que lo haga exitosamente.

Lo más importante es que su hijo sea organizado. Dejar todo para un día antes de la evaluación es uno de los peores errores de un estudiante. Por supuesto, él ya es un adulto y no es correcto que lo persiga para que realice sus tareas, pero siempre aconséjelo y en algunas ocasiones intervenga si nota que se está relajando.

También es importante que fomente en él  el hábito de la lectura. Este pasatiempo aumenta su capacidad de reflexión, razonamiento, crítica y análisis, mejorando significativamente sus habilidades cognitivas.

Por otro lado, aconséjele al joven que asista puntualmente a sus clases y que tenga una participación activa en el salón. Los profesores también evalúan la disposición del alumno por aprender.

Finalmente, no permita que su hijo descuide su alimentación, ni sueño. Estas incorrectas decisiones no solo disminuyen su productividad sino que también afectan su salud. Si lo ve demasiado atareado, tome la iniciativa de llevarle los alimentos a su cuarto, o sugiérale amablemente que ya es hora de descansar y que al día siguiente puede continuar temprano.

Usted será una pieza fundamental en el avance de su hijo como estudiante universitario. Probablemente esta sea una de las etapas donde más lo necesitara.

 

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply